Usted aparca su coche en la entrada y todavía tiene que trabajar en sus proyectos en el patio trasero. Si no utiliza su garaje para los fines previstos, ¿por qué no lo convierte en un taller ordenado? Aquí tienes cinco pasos para convertir tu garaje en un pequeño taller perfecto:

1) Cree su propio banco de trabajo a partir de una puerta vieja, algunos aserraderos o madera de desecho.

2) Monte un tablero de clavijas en la pared para guardar sus herramientas. Sería una gran idea montarlo sobre su banco de trabajo. Coloque estratégicamente las estacas de acuerdo con el tipo de herramientas que vaya a colocar en el tablero. Después de colgar sus herramientas, trace alrededor de ellas con un marcador para que sepa adónde va cada una.

3) Utilice tarros viejos para sujetar clavos, tuercas, pernos y tornillos.

4) Haga una caja de almacenamiento para los trapos porque tienden a acumularse en el área de trabajo.

5) Utilice una pequeña caja de aparejos para transportar objetos como tornillos y clavos mientras se desplaza por el taller.